Cuenca, más allá de sus paredes

Al pensar en la ciudad de Cuenca es inevitable que lo primero que se cuele en nuestra mente sean sus famosas Casas Colgadas. La importancia histórica y la belleza arquitectónica de esas construcciones realmente merecen esa consideración especial, y no pensar más allá, es ser un auténtico fanático 🔴 de la roca .

Para cuando no te queda piel en los dedos o la meteo no acompaña, no hay mejor plan que pasear por sus calles empinadas y perderse en ese laberíntico entramado de callejas del casco antiguo. Y si te va a hacer el gafapasta hay una gran cantidad de museos, empezando por el primer museo de arte abstracto de toda España.

Un recorrido por la ciudad

No dejes de visitar las emblemáticas Casas Colgadas, que asoman sus fachadas a la hoz del río Huécar. Estas construcciones de origen medieval llegan hasta nuestros días como tres antiguas casas palaciegas restauradas por completo en el siglo XX. Y a su amplio valor histórico se añade el cultural, y es que dos de ellas albergan en su interior el Museo de Arte Abstracto de la ciudad, el primero de toda España con esa temática.

Casas colgadas

Y no hay mejor vista que la que ofrece el puente de San Pablo, levantado a 40 metros de altura sobre el vacío del cañón. Esta estructura metálica las conecta con la iglesia y el convento de San Pablo, que actualmente acogen el Parador y el Espacio Torner.

Si aún no te has perdido por el entramado de callejuelas de la ciudad, es buena idea acercarse hasta la Catedral de Cuenca, una auténtica joya arquitectónica. Es la primera catedral de estilo gótico de todo el país. Su deterioro por el paso de los años y las inclemencias del tiempo hizo que en el siglo XX se restaurase y se le diese parte de su aspecto actual: una fachada neogótica y unos vitrales con una profunda iconografía.

Catedral de Cuenca

Pero Cuenca es mucho más que las Casas Colgadas, la Catedral. Atravesando el Arco de Bezudo, nos adentramos en la zona más guay para tomarme la cerveza o el vermut con las mejores vistas.

Arco de Bezudo

Escalada… y también senderismo

Si lo tuyo es estar atrapado entre las hoces del Júcar y del Huécar y alejado un poco del núcleo urbano, el entorno de Cuenca nos brinda un amplísimo abanico de opciones de campo y mote. Echa un ojo a estas propuestas:

El Júcar desde el Ventano del Diablo

No apto para veganos 😅

Dejar Cuenca sin parar probar sus «delicias» gastronómicas… es imperdonable. Una de las más conocidas es el morteruelo, un paté caliente hecho de carne de caza, los zarajos, ajo arriero o el alajú, a base de almendra y miel, para darle el punto dulce final a la comida.

Disfrutad de 😍 Cuenca ciudad y de su pie de vía 🙌

Deja un comentario